Policía del Reino Unido envió oficiales armados para «atrapar un tigre». Y resultó ser una escultura