Por “curiosidad” un niño insertó un cable USB en su parte íntima. Se enredó y quedó en su vejiga