Por muy extraño que parezca, Cristián Castro tiene una razón por la que sigue tomando leche en biberón