Por qué no hay que bañar a los bebés recién nacidos