Por qué no se debe cometer el error de pisar y matar un ciempiés al encontrarlo en casa