Por qué nunca debemos hacer la colada durante una tormenta