Por su cara amargada vivió en la calle, por fortuna alguien lo acogió. No sonríe pero está feliz