Príncipe Felipe le dejó su carruaje y caballos a una de sus nietas. Él mismo le enseñó a dirigirlos