Príncipe Harry y Meghan Markle hicieron donación para reparar un refugio. Se destruyó tras tormenta