Profesor sueco sugiere que el canibalismo podría ayudar a combatir el cambio climático. No bromea