Profesores convierten el furgón de la escuela en una sala de clases. Recorren 200 km para educar