Profesores españoles dan clases vistiendo faldas para condenar la homofobia. La ropa no tiene género