Pug es el rey del drama y no deja que su dueño le corte las uñas. Grita como si no hubiera mañana