Pulpo se va a las profundidades y se lleva la pelota de tenis de una perra. Ella no le guardó rencor