Quedarse en casa con los niños es más estresante que ir a trabajar, según un estudio