Quiebra Duralex, la empresa que fabricaba las clásicas “vajillas irrompibles”. La paradoja máxima