Rabiosa, golpea y echa a gritos a un niño de la piscina. Dice que “no pertenece” por su tipo de piel