Raro síndrome desfiguró su cráneo, aún así ella baila, canta y juega. Su alegría derriba prejuicios