Recogen botellas de plástico del océano y las convierten en almohadas. Para descansar sin culpas