Recordemos a Topsy, la elefanta condenada a la “silla eléctrica” sólo por defenderse. No hay perdón