Reino Unido prohibe la exportación de animales vivos en Europa. Les dan bienestar y evitan el estrés