Repartía marihuana a escondidas con su delivery de pizzas. Sólo había que pedirlas «con orégano»