Restobar chileno inventó popotes totalmente comestibles. Los de plástico ya son cosa del pasado