Revelan que Felipe de Edimburgo fue la inspiración para un personaje clásico de Disney: un príncipe