Reviven una semilla de 32.000 años de antigüedad que estaba congelada en el permafrost