Roban en directo a un reportero y la persecución es impagable