Rodeado de agua, sólo le quedaba nadar para salvarse. La fuerte corriente del río lo asustaba mucho