Romina, la pequeña que sobrevive al llamado “síndrome de West”. Su madre relata la dura travesía