Rompió en llanto al recibir dinero de estudiantes para volver a Jamaica. Dejó su hogar a los 12 años