Rosalía y el negocio paralelo a la música con el que lo está ‘petando’