Rowan Atkinson está agotado de interpretar a Mr. Bean. Le resulta estresante y ya no lo disfruta