Sacerdotes católicos queman libros de Harry Potter en una hoguera. Intentaban condenar la magia