Saltaba a 152 metros de altura, confiado en un arnés. No alcanzó a notar cuando la cuerda se soltó