Salvadoreños caminan largos kilómetros y varias horas para cumplir. “Como sea llegaremos al trabajo”