Salvavidas se arrodilló y oró frente a una cruz dibujada en la arena. Le pedía a Dios más fuerza