Sam Jackson se aburrió dando el Oscar a Green Book. Pero cuando le tocó a Spike Lee se volvió loco