Sansa recibiendo el lugar que siempre se mereció fue el momento estelar del último episodio de GoT