Scarlett Johansson está furiosa. La acusaron de haber audicionado para ser la novia de Tom Cruise