Se confirma que existe la vida después de la muerte tras el hallazgo en laboratorio de unos científicos en Reino Unido