Se convirtió en el barbero del barrio con 13 años. Partió sin cobrar y ahora tiene su propio local