“Sé dulce, limpia y calladita”: La sociedad critica este manual pero sigue perpetuando violencia