Se emborrachó y al despertar debía 50 mil millones de dólares al banco