Se extiende por las redes el efecto óptico de la carta del 8 de diamantes que casi todos habíamos pasado por alto