Se ha vuelto a encontrar la ‘Octava maravilla del mundo’ tras perderse durante 131 años