Se implantó aletas en la cabeza para experimentar otros sentidos: “No me considero 100% humano”