Se mudaron a remota isla y adoptaron a 15 perros callejeros. Su mascota recién fallecida los inspiró