Se mudaron y lo abandonaron a su suerte en la azotea. Aterrado, no sabía dónde estaban sus humanos