Separados de sus padres y obligados a ser sus propios abogados: los niños inmigrantes en las cortes