Ser velado en su coche y despedirse en casa: La Reina cumplió los dos deseos finales de Felipe