Si a los niños les gustan mucho los dinosaurios, es una prueba de que van a ser muy inteligentes